• 3/6/2013

Entrada en vigor de la obligación de exhibir el Certificado de Eficiencia Energética.-

En aplicación de lo establecido en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril (BOE 13 de abril de 2013) desde el 1 de junio de 2013 deberá ponerse a disposición de los compradores y arrendatarios de edificios el certificado de eficiencia energética en la venta o arrendamiento de inmuebles.

Con el objetivo de fomentar la eficiencia energética de los edificios, la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010[1], estableció la obligación de certificación de eficiencia energética de edificios, exigiendo un sistema de control independiente en cada Estado miembro para asegurar la calidad de los certificados. En trasposición de la Directiva, mediante Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, se aprobó el procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción.

El Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, publicado en el BOE del pasado 13 de abril, de una parte, traspone la Directiva y, de otra, refunde la normativa del Real Decreto 47/2007, que a la vez se deroga, quedando este Real Decreto 235/2013 como única norma reguladora del procedimiento en el ámbito estatal.

En cumplimiento de la normativa europea y a partir del 1 de junio de 2013, los propietarios de edificios enteros o de una parte de los mismos, deberán poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética obtenido conforme al procedimiento establecido en el Real Decreto.

El certificado evalúa la eficiencia energética del inmueble (edificio entero o parte del mismo), incluyendo información objetiva sobre la eficiencia energética del edificio y valores de referencia como los requisitos mínimos de eficiencia energética establecidos en el Código Técnico de la Edificación y recomendaciones para la eficiencia energética del inmueble. En función de estos factores otorgará la correspondiente calificación según lo establecido en la norma y con una validez de diez años. Será obligación del promotor o propietario tanto su obtención como su renovación.

Con esta obligación se pretende que el adquirente o usuario del edificio (entero o de una parte del mismo) pueda valorar y comparar la eficiencia energética del inmueble que pretende adquirir o arrendar para favorecer así la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.

Además, el Real Decreto contribuye a informar de las emisiones de CO2 por el uso de la energía proveniente de fuente!Q#!3/6/2013O !@8Q#9!} ܊Q#Q#5Q#09Q#ЌQ#medio!9p4Q#!!P#X9!fTQ#(Q#ЌQ#5Q#titulo!9Q##1!En aplicación de lo establecido en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril (BOE 13 de abril de 2013) desde el 1 de junio de 2013 deberá ponerse a disposición de los compradores y arrendatarios de edificios el certificado de eficiencia energética en la venta o arrendamiento de inmuebles.91 ܌Q#Q#HQ#ЊQ#enunciado!9@Q! Q# Q#O

sumario de noticias